sábado, enero 28, 2006

Adiós


Foto: David Martins


Ahora si que sí. Tras varios tiras y aflojas, por fin me largo.

¿Donde?, lejos, a una isla. Pero no solo lejos por la distancia, sino también por costumbres, forma de vida, y por la ruptura con la monotonía diaria.

¿Que es lo más importante de un viaje?, ¿el llegar? o ¿el viaje en sí mismo?. Solía pensar que el viaje en sí. Pero cada vez más creo que no se puede descartar a la oculta y misteriosa opción 3, es decir, el regreso, pues entonces puedes cargar con lo que aprendiste en la travesía.

En este caso, más que nunca el cambio involucrará también lo que encuentre a mi llegada. Al parecer cuando viajamos creemos que sólo nosotros emprendemos un camino, pero en verdad sólo dejamos de transitar una vía más menos en común, para tomar un desvío generalmente más pedregoso. El resto de tu antiguo mundo continúa, dolorosamente, más menos como si nada, pues nadie es en verdad completamente imprescindible.

¿Que queda entonces?, el recuerdo en quienes te estiman, recuerdos que no queremos borrar, pero que en ocasiones lo pueden borrar a uno. El viajar, simplemente, si nos quedamos quietos nos morimos.

Hasta la próxima, por marzo más o menos.

OGLE-2005-BLG-390Lb

Un nuevo planeta ha sido descubierto. Es el más parecido a la tierra hallado a la fecha fuera de nuestro sistema solar, y se encuentra ubicado hacia el centro de la Vía Láctea, en la constelación de Sagitario.

Los científicos, especialistas en ciencias, pero malos para poner nombres, lo han bautizado como OGLE-2005-BLG-390Lb.

Será en verdad tan parecido a la tierra?, si hubiera vida inteligente allá, algo por cierto escaso en nuestro planeta, ¿que pensarán, sentirán y esperarán?. Digamos, ¿saldrán a comprar pan?, ¿esperarán el bus para ir al trabajo?, ¿tendrán problemas para pagar las cuentas del agua luz y gas?, ¿les molestará el gobierno de turno?, ¿los solteros se aburrirán de comer fideos?, ¿los casados se adueñarán del contro remoto?, ¿la gente que vive sola tendrá una planta en casa?.

Me entero ahora que para detectarlo, porque dada la distancia nadie lo ha visto, han usado una técnica basada en la desviación que sufre la luz cuando pasa por las cercanías de una masa (OGLE : Optical Gravitational Lensing Experiment), efecto por lo demás predicho por un tal Albert Einstein. Así, se necesita ver desde la tierra dos estrellas, una tras otra, al pasar la luz de la segunda cerca de la primera, producto de la desviación, se amplifica su brillo, tal cual opera un lente de aumento, dicho incremento dura aproximadamente un mes, sin embargo, si un pequeño objeto orbita entorno a la estrella (léase planeta), se producen incrementos de brillo de menor duración...y..tienes un planeta nuevo, con un nombre extraño.

Una vez leí que hasta alrededor del siglo 17 mas menos, el universo era concebido como una serie de esferas "celestes" que giraban unas dentro de otras. El modelo al parecer funcionaba bastante bien, logrando predecir el movimiento de los cuerpos con mucho acierto. Sin embargo, esa construcción teórica fue rechazada por ser incapaz de describir bien mayores grados de complejidad, llegando una idea de universo bastante distinta que ahora, según el nuevo modelo, otra vez permite explicar con un grado razonable de acierto como funciona todo. Yo me pregunto algo, si nadie ha visto alguna vez el planeta, ni nadie ha estado en el, se puede decir con 100% de certeza que el modelo es representación fiel de la realidad?.

No se si la ciencia realmente esté para descubrir la verdad de las cosas, quizás sólo esperamos que esté a la altura del desafío. Pero el tema de fondo, creo, es que toda realidad en definitiva no es mas que la construcción de un modelo que nos sirve para interpretar lo que nos rodea. Así, la imagen del mundo que tiene un delfín por ejemplo, animal dotado de un aparato de sonar en su cabeza debe ser muy distinta de la que percibe una hormiga que recibe estímulos químicos , o a la de un tiburón, con ampollas de lorenzini para detectar impulsos eléctricos. En las personas lo mismo, el oscuro Mr. "Arbusto" debe concebir el mundo de un modo muy diferente del que, por ejemplo, interpretaba mi profesor Meneses de castellano de primero medio.

La realidad, nuestra realidad en definitiva. Nada es 100% de verdad, todo es un sueño al fin y al cabo, tal como lo intuyó Calderón de la Barca.

Son las 4 de la mañana, la verdad, me acaba de dar sueño.
Buenos días.


Powered by Castpost

viernes, enero 27, 2006

80's



Oi que los años ochenta estan de vuelta.

Al parecer es sólo que la generacion de los 30 y algos que llega al poder (al fin!), reemplazando cuarentones y cincuentones, trayendo consigo toda la mochila de recuerdos de su primera juventud.

Para mí los años ochenta tienen que ver con programas musicales en la tv, como Magnetoscopio musical con Rodolfo Roth y Mas musica con Andrea Tessa. Una época de muchos grupos malos y otros no tanto, con videos de bajo presupuesto siempre, como Katrina, Styx (Mr. Roboto) y Kiss.

También tiene que ver con una ciudad como Viña del Mar bastante mas aburrida, en donde hasta mediados de los ochenta y un poco más, el unico panorama era caminar por 6 cuadras ida y vuelta en la calle Valparaíso, en un tiempo en que el bus valía $60 (hoy $350). Los colores, más que nada grises, tal como el país, un pasado opresivo, milico, de pelo corto, con mucha disciplina, en donde habia que formarse en los colegios y ponerse firmes ante el director. Como no recordar las protestas, los cortes de luz, y en Televisión Nacional a Raquel Argandoña y al Festival de la Una con su Salsital, guitarras Tizona, calefont Mademsa y ropa deportiva Equs.

Pese al entorno, recuerdo también un pasado con colores, pero que fundamentalmente venía de afuera. Por eso quizás nos pegabamos al televisor, viendo por la ventana al mundo, uno distinto, pero también con sus propios miedos de guerra fría. ¿Que más?, las marcas que ya no existen, los jugos en polvo flavoraid (asi se escribía?) por ejemplo, que te dejaban la boca roja, poleras Ocean Pacific fucsia o amarillo y con estampados de olas o tipos surfeando.

Jeans "nevados", mujeres que querían ser Madonna y se armaban una chasquilla con gel, Cindy louper (que será de Cindy?), Michael Jackson negro, juegos de video como Space Invaders, Rally X y PacMan, diarios como Fortín Mapocho, revistas como Apsi, Análisis y también dibujos animados como Mazinger Z, Capitán futuro, Marco y Grand Prix.

¿Que estabas haciendo el dia del terremoto del 3 de marzo de 1985?. Un hito generacional que nos divide entre el antes y después del sismo, los terremotos, tal como la música y los olores, debe estar entre las cosas que nos traen recuerdos de un instante preciso.

Después el rock en español. Charly García, Soda Stereo, Los Prisioneros, Zumo, GIT, Electrodomésticos, Aparato Raro, Riff, todo en cassetes, claro.

Creo que me falta espacio para mi intento de pequeña crónica de los ochenta. Esa década, como la vida misma, es como uno quiera verla, en blanco y negro y/o en colores. Es mejor quedarte con lo bueno y seguir adelante.

Bitácora de viaje.
261006.

martes, enero 24, 2006

Ella


Ella tiene la mirada del cielo,
abarca el mundo entero,
mientras en sus ojos brillan constelaciones.

Tiene el poder del tiempo,
y congela su fluir mientras sonríe.

El sol,
un viaje,
365 pájaros celestes,
todo en su cara mientras la brisa entrecruza su cabello.

Su silencio trae la ausencia,
el desapego y la inquietud de no verla más.

Su alegría plena, telúrica,
esbozo cierto de la felicidad,
es barandal eterno,
escala al cosmos,
refugio de una quimera,
probabilidad cierta de la improbable plenitud.

Vino con fruta

A mi abuelo le gustaba mucho el vino con fruta.

Lo preparaba en una jarra de vidrio, y lo ponía sobre la mesa de madera que estaba en el comedor y que solía cubrir con un mantel plástico de color blanco. Generalmente llegábamos a su casa casi a mediodía, mientras él barría y mojaba la calle escuchando las noticias de la radio "Festival".

Mi madre se dedicaba a hacer aseo, yo desgranaba porotos granados en la mesa bajo una pequeña figura de "King Kong" de plastico y él regaba las plantas, podaba las hortensias y alimentaba al zorzal con alpiste. Mi abuelo trabajó toda su vida, era de esos viejos de antes, de los que no se amilanaban ante nada ni agachaban el moño ante nadie, capaz de enfrentarse con cualquiera por algo que no consideraba justo.

Orgulloso, a veces lo veía cargando unos bolsos gigantes por la calle, desafiándose a sí mismo, satisfecho de probarse que aún podía. Siempre le gustó el tango, lo recuerdo cantando alguna de Gardel mientras freía pescado en la cocina. Amante de las carreras de caballos, generalmente me encontraba en su casa con programas de carreras del sporting rayado con lápiz pasta azul marcando algún "dato" seguro de alguna carrera.

Hoy me voy a tomar un vino con fruta, con durazno, melón o frutilla, quizás con todas las anteriores.

Siplemente, SALUD por mi abuelo!


Powered by Castpost

jueves, enero 19, 2006

sábado, enero 14, 2006

La despedida


1. f. Acción y efecto de despedir a alguien o despedirse.
2. f. En ciertos cantos populares, copla final en que el cantor se despide.

El 20 debiera ser mi despedida. Sin embargo, el adiós comenzó antes.

Para ciertos momentos y situaciones, la despedida parece que no puede ser simplemente bajar la cortina, darse la vuelta y largarse. Es necesaria la ceremonia, la ceremonia del adiós.

Al parecer hay ciertos hitos en la vida que son tan importantes que no pueden pasar así como así, y es necesario un ritual con el fin de marcar a fuego ese instante especial. No hay protocolo claro, quizás compartir el momento, organizar algo, estar con tu familia y amigos, conversar, hacer algunas llamadas, disfrutar un ron con coca y hielo o simplemente fumarse un cigarro de noche junto al mar.

Hasta aquí no más llegamos, me despido, de todo sólo queda el recuerdo de lo que fue y no pudo ser. A cambio, en la eterna negociación de la vida, llega la esperanza de lo podemos extraer del futuro.

miércoles, enero 11, 2006

Getaway car

Me gusta este tema. Cornell le pone power a la cancion.
Es musica de carretera, de seguir, continuar, vivir.
Como un libro de Kerouac.
Como easy rider.
Ahí va la letra...

The first time I saw you you were chasin' down
A cyclone all alone in the field
With railyards and clovers, I kept rollin' on
Never thought you'd wind up chasin' me
Settle down
I won't hesitate
To hit the highway
Before you lay me to waste,
noSaddle up and I'll help you find something to drive
Before you drive me insane

You're tired of walkin'
And you loathe the ground
The sidewalk will barely touch your feet
Life moves too slowly to hold you down
With ring in hand you take it out on me

Settle down
I won't hesitate
To hit the highway
Before you lay me to waste no
Saddle up and I'll help you find something to drive
Before you drive me insane

So get yourself a car
And drive it all alone
Get yourself a car
And ride it on the wind
Get yourself a car
And drive it all alone
Get yourself a car
And ride it on the wind

Settle down
I won't hesitate
To hit the highway
Before you lay me to waste no
Saddle up and I'll help you find something to drive
Before you drive me insane

So get yourself a car
And drive it all alone
Get yourself a car
And ride it on the wind
Get yourself a car
And drive it all alone
Get yourself a car
And ride it on the wind



Powered by Castpost

lunes, enero 09, 2006

Un cuento

¿Cómo empezar una historia?. Esa era la pregunta que carcomía mi mente esa mañana de domingo sentado frente al computador. Era un buen tarro, el procesador era rápido, bastantes megas de memoria RAM, y con tarjeta aceleradora gráfica, según recordaba. Pero, ¿de que diablos servía todo eso para escribir un cuento, una novela, un poema o lo que fuera?. Clavando los ojos frente a la pantalla, con una pagina en blanco de un procesador de texto, escarbaba dentro de mi, intentando no divagar del modo que suelo hacerlo cuando intento infructuosamente que me llegue una idea.

Miré hacia afuera, por la rendija que deja la cortina beige que tapa la ventana que da hacia el patio trasero, ¿inspiración?, nada, solo las nubes que corrían veloces entre el espacio que dibujaban los techos cubiertos de zinc o de tejuelas cuadradas que llenaban el barrio. ¡Qué joda!, nada, nada de nada. De pronto, el inconfundible olor a algo que se quema me empapó las narices. Asomándome cual vieja copuchenta esta vez, busqué el origen del aroma y del progresivo calor que se propagaba por el aire.

Hacia allá?-No!, Hacia el otro lado?-No!...¡CRESTA..!!..Se quema la casa!?...-Tampoco!. Miré hacia el último rincón disponible, recordando que suele estar lo que buscamos en el lugar final que revisamos, y claro!...humo en la casa de ladrillos rojos, por cierto la casa de la pelirroja...Sin pensar mucho, mas bien pensando en nada, salí por la ventana corrediza y me lancé al patio mirando hacia donde salía el humo, lugar por donde una fracción de tiempo mas tarde se asomaba la dueña de la cabellera que varias veces alimentó mis sueños.

Sin pensarlo dos, ni menos tres veces, me acerqué corriendo a la pandereta, y usando manos, brazos, codos, piernas, y la higuera contigua, trepé hasta acercarme a la ventana. ¿Como la tomo pensé?, mientras recordaba la escena de alguna película añeja en la que el jovencito bajaba en brazos a alguna actriz italiana de pechos grandes. ¡Nada!, simplemente se me lanzó al cuello ahorcándome por lo que casi nos vamos higuera abajo. Llegando maltrecho, pero digno al suelo, la miré de nuevo, ...bella como siempre, pero ahora vulnerable, frágil, chascona y hedionda a humo,...humana al fin y al cabo. Sin pensarlo, simplemente me acerqué a ella, y mientras cambiaba sus ojos de donna agradecida por los de mina sorprendida-que onda con este tipo!!?-la besé... de ese modo profundo y tibio que se supone debe ser el beso del héroe a la media naranja del héroe.

Guau!..., cuando nos alejamos lento el uno del otro, escuchando el ulular de las sirenas de bomberos al fondo, sentí mi pecho hinchado de orgullo, satisfacción y deseo, (ella aún no entendía nada de nada) y pude pensar mientras observaba la pantalla blanca del procesador de texto:
¡Al fin tengo una idea para escribir algo!.

domingo, enero 01, 2006

2006



Año nuevo.
Vida nueva.

En la fecha más llena de buenos deseos del año, decidi salir a caminar. Sí, caminar por la calle cuando quedaban algo asi como 10 minutos para la medianoche, total la fecha, ¿no es en verdad un tránsito de un año a otro?.

Todo colapsado, de gente, de automoviles detenidos aquí y allá, como un gran estacionamiento a orillas del mar. El 2006 me sorprendió a medio camino, a unas 4 cuadras de mi objetivo final, el lugar de lanzamiento de fuegos artificiales.

Entre los brindis al por mayor, la canción nacional cantada a coro (uno de los grandes misterios de mi vida: ¿porque la cantan en año nuevo??), la champaña, gritos, euforia, y todo ese dique que se desborda cuando uno desea exorcizar lo que pasó y empezar de nuevo, me detuve a simplemente contemplar las luces en el cielo, mientras pensaba si fumaba o no fumaba un belmont light que tenía en el bolsillo.

¿Porque será que nos gustan tanto las luces de colores allá arriba?, ¿y el trueno de su estallido?. ¿Será sólo su belleza?, o será que nos entusiasma la idea de crear fuegos en el espacio, pues simulamos y de algún modo pensamos que podemos moldear las estrellas a nuestro antojo?. No creo, al menos descarto que quienes están estén pensando eso, simplemente nos gusta.

El ruido de cada estallido retumba en el pecho, y la adrenalina estalla en la gente. Luz y ruido, en ese orden.

Uno de los hitos más importantes de la humanidad, el año nuevo. Un descanso, una detención, el bajarse del bus y sentarse a mirar como todo pasa (sí, como lo dice Fito), el tener un instante el tiempo en la mano, para desear con fuerza que todo empezará distinto.

La historia comienza todos los días me parece, pero a medianoche del 31 de diciembre hay un consenso mayor en que quizás a partir del día de mañana todo es posible.

Feliz 2006.

Por cierto, no me fumé el cigarro.