viernes, octubre 13, 2006

Otra vez


Foto: Joao Padua

Hoy llovió a mares.

Y llover a mares no es más que una exageración para describir que el mal tiempo nos azotó sin tener otra razón más que aquella que indica que el invierno no quiere irse. La estación se aletarga, se queda pegada, crispada, como un poder fáctico que reniega porque quiere quedarse como sea, negándose a abandonar esa cuota de poder mísera con que procuraba inmovilizar cada paso a fin de congelar el tiempo, la historia, la vida.

Pero ahí está el muy bandido, en el invierno de sus días se aferra a esa posibilidad, no de influir ni de asustar, sino que simplemente a esa que puede echarte a perder un asomo de primavera aguándote una salida. Sin embargo, no puede detenerse lo que está por venir, nada puede hacerlo, porque es el ciclo natural de las cosas, la rueda de la vida gira, se atasca a veces, pero continúa moviéndose sin cesar de buscar acomodo.

Se irá el invierno, no hay duda alguna. Entonces, un deguello de soles recibirá cada noche, y quemando recuerdos en un cigarro de olvido, tatuaré cada jornada en la textura incierta de una noche de jueves.

4 comentarios:

Marce dijo...

yo todavía dudo de que el invierno partió,
la lluvia, el gris y el frío me hacen dudar,me marcan, no se marchan,
yo mientras evoco los colores, la calidez y la confianza de que el gris pasará, confío en que pasará.

Ilustre hijo de la maestranza San Eugenio dijo...

Grande su relato, gracias.

Sobre esta lluvia quiero decir que se repite, debe haber una constante por ahi. Aún me acuerdo del año que cayo nieve, ¿te acuerdas?, creo que fué en esta época fué muy raro. La gente de campo le llama la lluvia mata pajaritos, en fin es lo que no se quiere ir, pero cuando le toca se lleva algo bello y nuevo.


salud en esta noche de sábado.


Loción: "Agua de Colonia" preparada por H. Barzelatto.
La usó mi abuelo en el pañuelo, él no se queria ir como buen porfiado, se resistió. Pero lo mejor es el perfume que me dejó ese que hoy uso después de una buena afeitada.

ella y su orgía dijo...

En breve la arrolladora primavera le dará un puntapié en el trasero al invierno y los pajarillos pondrán música a tus mañanas.

Besos orgiásticos.

Mauro dijo...

Marce: La espera es un acto de fe, ¿verdad?.
Ya pasará todo. Gracias por comentar.

Locion de hoy: Gracias por su comentario.
Coincidimos plenamente, hay cosas que se aferran con todo, negándose a pasar.
Lo imprevisible te saca de la monotonía también, al menos le da algo de condimento al día a día.
Tomaré en cuenta lo del after shave, una afeitada quizás no estaría demás.
Saludos Mr.

Ella: Me gusta esa mezcla tuya explosiva-tierna, te agradezco más aún que la siembres en este trozo de ciberespacio.
Muy buenos tus besos de gozo impenitente.