sábado, octubre 07, 2006

Katabático

El viento katabático también es llamado orográfico. Se origina cuando una masa de aire, al desplazarse a baja altura, se encuentra de pronto con una brusca elevación, un cerro, una montaña, simplemente con un tope, un algo que interrumpe su camino.

Ese obstáculo inesperado la fuerza a cambiar de rumbo, provocando su elevación si es que resulta imposible de flanquear. Entonces, al intentar alcanzar el cielo, el aire se enfria rápido, pues al contrario de lo sucedido con Icaro, las alturas disminuyen su temperatura, aumentando su densidad, haciéndolo más pesado y provocando que, apenas pase el escollo, simplemente el aire se vaya cuesta abajo con todo.

Y es ahi, cuando en ese descenso violento, provocado por una sorpresa, o por un encuentro casual, todo es caos. Ese antiguo desplazarse seguro, tranquilo, pre-escollo, es sustituído por una carrera que baja arremolinada, en torbellino, que busca, dando manotazos de ahogado y pasos de ciego, recobrar esa antigua cadencia de hamaca.

No es más que el deseo la batería que alimenta de energía ese vibrar telúrico, el cual sólo en apariencia es antojadizo. No hay estrategia, no existe camino trazado, menos señalizado. Sólo existe el fuego conciente que alimenta para ir, en general, hacia abajo en la rodada. Solamente una vez acabado el descenso físico el aire recobra su antiguo ritmo, alcanzando un estado que nunca volverá a ser igual al que fue, pues todo en él se reordenó, es ahí entonces, cuando el viento katabático se extingue para seguir moviéndose, disfrutando simplemente el paseo sin saber, ni preocuparse demasiado por ello, que le deparará más adelante su camino.

14 comentarios:

Marce dijo...

Aquí me quedé, pegada en el título(me gustó la sonoridad de la palabra), en el texto y en una parte de él: " y es ahí,cuando en ese descenso violento..."
Como en una suerte de proyección, parece ser que la vida, bueno la mía al menos,sucede en esta curva de movimiento del viento katabático:solo basta que me encuentre con un tope para que todo se torne tan enérgico, tan caótico, escasamente resistente, desciendo vertiginosamente, y desde ahí me vuelvo a poner de pie(me sacudo un poco) y siguo el camino. Soy puro viento katabático.
Interpreto este texto como una relación viento- pasión, y tú sigues en movimiento,Mauro.
Si esto es producto de tu período de delirios, sigue delirando.
Me gustó el ritmo, el contexto y la poesía en las palabras.Hermoso.

Tamara blue dijo...

Me gustó mucho, muchísimo. Es taaaaan real, tan semejante a muchas cosas que he vivido, es como una especie de ley de vida.

Mauro dijo...

Marce: Gracias por pasar. ¿Piensas que sigo delirando?...vale, es posible. En un delirio febril quise escribir de meteorología, y salió como salió.

Saludos delirantes.

Tamara: ¿Como estas?, gracias por el comentario.
Ley de vida, si, opino asi también. Al menos se han escrito grandes cosas y compuesto aun mejores mientras desciendes cerro abajo. Aparte de ayudarte a crecer, se le puede dar un sentido a despeñarse de vez en cuando.
A ti que te gusta el rock, Highway to hell, por ejemplo.

Fortunata dijo...

Me gustaria dejarme llevar en su viaje por esos vientos katabáticos que tienen mucho de olas de viento que mergen estallan y placidamente llegan a la orilla.
Me gustaron mucho tus palabras
Un abrazo

ydaledali dijo...

Y yo más que metereologo pensé que eras un parapentista... tu viento katabáticos se parecen a la vida misma- aunque no describes remolinos, ni tormentas, ni jos de huracán.. el ideal sería que cuando este tipo de vientoq ue nos eleva justo cuando estamos a punto de estrellarnos...
cariños

Mauro dijo...

Fortunata: Estuve en un lugar donde golpea ese viento.
Es implacable, pero no es continuo, es como cuando un padre reta a un hijo, pero con sentimiento de culpa entre medio, algo asi.
Es ese mismo lugar servia para hinchar velas, la cangreja y el foque, para salir de la bahía, más allá, más lejos, abandonándote al viento y al mar.
Un gusto verte por aca, que estes bien.

ydaledali: Deportes extremos dices tu?, alguna vez pase por algo asi, parapente nunca eso si. Hoy voy mas por otros deportes de alto riesgo, como el dominó, ajedrez, brisca o cacho.
Lo ideal para mi es volver a elevarse quizás más alto que la vez anterior, sin miedo a que de nuevo nos vayamos abajo con todo.
Cariños de vuelta.

ella y su orgía dijo...

Me da a mí la impresión de que en los últimos tiempos andamos todos katabáticos perdidos.

Me encantó su post.

Besos orgiásticos.

ydaledali dijo...

O sea una mano de karioka o nervioso y la adrenalina se te eleva a full... bien... lo mío es más extremo jugar ping pong veraniego o ir a un cumpleaños de niños chicos -ahí si que se siente adrenalina, con los críos encaramados en todo lo sublible-... cariños

Paloma dijo...

Muy meteorológico tu post... me gustó.

Mauro dijo...

Ella: Recomposición despues de un viento katabático para estar a tono a ambos lados del charco. Gracias.

Cariños climatológicos.

Ydaledali: Una pata de brisca me subia la adrenalina, no se fuera a hacer un renuncio o tirar un triunfo antes de tiempo. Intentar comprender como se juega truco tb te libera adrenalina.

Nada comparable eso sí a la santa paciencia para resistir la energía inagotable de un grupos de cabros chicos eso va directo a la vena.

Paloma: Te agradezco la visita, más el comentario. No te pierdas.
Saludos.

El Gato dijo...

Mauro, justamente estoy pasando por un período semejante al viento katabático en su etapa de loco descenso. Ya no me preocupo por eso... aunque este período lleve ya 46 años... Decime, es cierto que cuando termine su descenso se reordenan las cosas? Si es así, ya mismo me pongo a disfrutar de mi futuro... Saludos katabáticos.

Mauro dijo...

Se reordenan, pero claro, nada es igual a como fue. Es un orden inestable, porque que sabe que de nuevo puede chocar contra un cerro, uno tranquilo, curtido de espanto, porque sabe que todo es fragil e incierto.

Gracias gato
Carpe diem.

Princesa dijo...

Muy atractivo el texto. Asi como lo es todo tu espacio.
Sobre todo por la diversidad de temas que presentas.
Me encanta leerte.
Besos delirantes :)

Mauro dijo...

Princesa: Gracias por tu comentario,..ehhmm...muy buenos tus besos delirantes.
Estas en tu casa, pasa cuando quieras.
Que estes bien.