jueves, abril 08, 2010

Amarillo


Te quiero como aman los gatos
o el tiempo,
con ese largo ir y venir que no obedece razones.

Como los girasoles de Chequén,
o el silencio que precede,
la noche,
los muelles
y el deambular de las gaviotas.

A ti no te quiero en azul,
sino en verde y amarillo,
bordeando tu talle,
rutilando entre tu cuerpo y risa perdida.

A ti, que te quiero y no te quiero,
si finalmente te marchas,
no volveremos a querernos
junto a películas mudas,
y buscarás en otro versos que te salven.

Nos dejaremos entre las lomas,
en un buque sembrado en el trigal,
esbozando una ironía en tiza,
abriendo un surco para enterrarnos en el mar,
diciéndonos adiós cuando nos meza la tierra.

A ti, la verdad,
no dejaré de quererte,
tan sólo nos despediremos,
cuando nuestro antiguo sueño no sea más que el escombro
donde se aferra la tierra.

4 comentarios:

Mayte dijo...

Se desliza un te quiero en tus palabras tan suavemente que encandila aún en la despedida...

Bello.

Bikos muchos.

Laura dijo...

pero qué precioso, mau

Anónimo dijo...

Te quiero como se quiere al tiempo, o a la luna, de a poquito, a cachitos pequeños, de formal atemporal y duradera.

-chica con falda y medias ro-jas-

Arya dijo...

Ayer leia "te quiero a la antigua..." no creo haya tiempos.. ni para dejar de querer queriendo.

Saludos :)