sábado, octubre 22, 2005

Tener pareja

¿Una esperanza improbable en un mundo que celebra el individualismo?. En los medios masivos se celebra a menudo a parejas de "famosos", ya saben, que tal se casó con cual o aquel sale con ésta o aquella. Sin embargo dicho mundo es interesante para la masa, creo yo, no por un afán voyerista, sino porque es el reflejo de las fantasías de las personas de a pie.

Dinero, éxito, aparente satisfacción de todo tipo de carencias, en resumen una isla de fantasía pero sin necesidad de tener que comprar el pasaje del hidroavión y tener que conocer a Tatoo tocando la campana de bienvenida. Pero hay un detalle, la noticia de este mundo fantástico también es la ruptura, es decir, la destrucción de este universo de idilio eterno, en el cual todos están destinados a la felicidad.

Será acaso que ni siquiera en nuestro delirios estos seres tocados por la varita magica de la suerte son capaces de llevar adelante una relación de pareja?. ¿O simplemente es que son incapaces de llevar adelante toda la mentira para sucumbir ante los porfiados hechos, es decir, la incapacidad de amar?.

Una buena relación de pareja debe ser uno de los mayores deseos de cada ser humano. Sin embargo, es también uno de los anhelos más difíciles de cumplir a cabalidad en este mundo ancho y ajeno.

Quizás el fracaso no es más que una oportunidad de humanizarnos un poco en la medida que nos reconocemos falibles, y es en definitiva alguna derrota, afectiva en este caso, el motor que nos mueve para ser más humanos y menos delirantes.

2 comentarios:

Gladys dijo...

Estoy llena de un amor que tengo que dárselo al espejo, porque es el único que me mira a los ojos y sabe quien soy.

No hay nostalgia más grande que sentirse la rosa sin el principito...

Hoy la rosa estaba sola, como siempre, y cansada de ver el firmamento vacío, aunque cada instante más bello, cerró los ojos y soñó... Ahí estaba él, lleno de luz y amor. Ella se decía a si misma, esto no existe, es samsara, nada màs que ilusiòn… pero los ojos de ese ser se posaron en sus pétalos y sus manos acariciaron sus hojas. Ella pensò… duele soñar… pero por un instante… fue feliz.

gladys dijo...

Estoy llena de un amor que tengo que dárselo al espejo, porque es el único que me mira a los ojos y sabe quien soy.

No hay nostalgia más grande que sentirse la rosa sin el principito...

Hoy la rosa estaba sola, como siempre, y cansada de ver el firmamento vacío, aunque cada instante más bello, cerró los ojos y soñó... Ahí estaba él, lleno de luz y amor. Ella se decía a si misma, esto no existe, es samsara, nada màs que ilusiòn… pero los ojos de ese ser se posaron en sus pétalos y sus manos acariciaron sus hojas. Ella pensò… duele soñar… pero por un instante… fue feliz.