domingo, julio 04, 2010

Chequen

Foto: Mauro

La madera en gris depositada en ejes y torneadas maderas. Recipientes de horas y años perdidos, instantes quemados por el fuego de los claveles bordando cada tumba.

Asperezas.

Cada paso entre fardos y carretas.
Greda, trigo, vino y cuero.
Vivir, y morir un poco.

2 comentarios:

Mayte dijo...

Se hace real el sonido, la voz muda del destino, la madera cruje y el sentir denota la vida.

Besiño.

Arya dijo...

Que bella es la melancolia de un lugar cuando se describe con esos ojos... y tus palabras.

Un abrazo.