viernes, enero 01, 2010

Manifiesto 10

Foto: Mauro

Es tan sólo despertar sin tener que sentir en la espalda el peso de tanto comienzo. Sin que los dedos acaricien el borde del que bebes lento, sin erizar cada segundo, ni devorar a dentelladas la nueva mañana.

Es tan sólo el comulgar del aleteo de los pájaros con el trinar de la brisa, el crujir de unos cabellos, la caricia entre dos manos. El descanso borrando conciencias genuflectas y realidades complacientes.

Es el día después.

Cuanto árbol incendiado agoniza derribado.
Cuanto cielo inventado por nuestra fantasía y vejado por nuestra realidad.

Pero es el día después.

Como si cada duelo pudiese terminar.
Como si el mundo nos perdonara,
abriéramos los ojos,
nos diéramos cuenta de que somos felices,
y aún podemos serlo para siempre.

4 comentarios:

Laura dijo...

el dìa después
de todos los comienzos
tiene esa mezcla de abejas y sangre
de rocas y mar
la dulce calma que no se sabe si sigue a la tormenta o la precede
si mau
eso mismo

virginia dijo...

Es tan solo una noche que pasa, la vida que corre hacia mundos infinitos, estadistas anónimos nos preguntamos la razón de términos indefinibles como la felicidad.

Besos Mauro! Feliz 2010

Arya dijo...

Como cuando el mar se retira..
y pone todo en pausa,
un segundo para pensar
para dejar
para ser
para no
... y regresa despues
en otra direccion
con otra fuerza
hasta con otras ganas.

Pero siempre sera mar...

Saludos cordiales : )


pd: buenas y sentidas fotografias tambien...

Marce dijo...

todo duelo puede terminar, si duda,
siempre podemos ser felices,
(dependemos de ese después)