lunes, noviembre 02, 2009

Tinerfeña

Foto: Mauro

Cuando despiertes, haré que la luna se quede enlazada a tus rizos, bordada a tus muslos calatos, posada a tu sueño en cada surco de desasosiego.

Sembraré de caricias tu cuello, haciendo crecer una estrella en tus entrañas, despertando una bandada de pájaros negros sobre el hirsuto trigal de tu cabello.

Cuando despiertes sabremos que seguiremos juntos, y no volveremos a caer como nombres sin dueños en la tierra baldía.

No me importará sentir que todo este sueño ha sido en vano, ni que la vigilia te arranca de mí.

Cuando despiertes invocaré tu abandono entre mis manos y soñaremos juntos de nuevo, indiferentes y felices ante el mundo que se acaba.

2 comentarios:

Mayte dijo...

Cuando despiertes que todas tus palabras sean conjuro divino que explote en labios mañaneros, prolongando la dulzura derramada ésta noche.

Bikiño Mauro, lindos sueños.

virginia dijo...

Es muy bello dormir así, con estrellas, y mares, con rizos y sueños.
Me ha encantado, sobretodo la conclusión: "Felices antes el mundo que se acaba"...

besos