domingo, mayo 18, 2008

Improviso

Foto: Joao Luc

Como la puerta que se abrió cuando llegaste,
súbitamente llueve.

Y manchada de luz,
improviso caía entonces la tarde.
Amarilla, coronada de sarmientos,
vestida de otoñal ocaso.

Hoy, como el ruido que arrulla las olas,
simplemente llueve.

Abierto luce el mar,
herido de aguaceros,
libre, inquieto,
bebiendo el agua que mezcla en él
su prófuga letanía.

Y en el frío de la tarde los días áridos
se despiden como recuerdos mustios.

Es la hora tenue en que sólo el agua restalla,
cuando las palabras son inútiles e imperdonables excusas.
Es la hora en que nos cerramos sobre nosotros mismos,
tiempo que se encuentra a sí, momento de caracoles.

Es el día que todo y nada cobra sentido,
cuando los silencios son sonidos profanos.
Es el día de la contradicción,
del abrazo y el cariño con manos y brazos que sobran.

Es hoy cuando sólo las miradas buscan,
cuando serenas reciben al cielo que por fin viene de vuelta.

8 comentarios:

Princesa dijo...

Tus palabras quedan perfectas para este mi dia nublado y de lluvia.
Dia en que añoro el silencio, en que necesito aire, y necesito un abrazo.
El mar agitado que llevo dentro necesita calma...
Besos, mi encantador caballero :)

Polvorilla dijo...

Mi querido amigo Mauro: sabes..., siento tan profundo el llanto, el aire, la arena, los silencios que gritan; y la necesidad de replegarme como las velas de una nave. Te intuyo sentado en una roca de cara al mar y sintiéndote en paz con los elementos; me permites sentarme a tu lado y mantener una conversación sin palabras?.

Muchos besos de sal y espuma de mar.

lichazul...elisa dijo...

mauro

en la hora de mi muerte... llámame
para ir junto a tí.
así reza un verso de un final en una oración perfecta.

y este poema me sonó a final
a despedida
a resumir en la morge del tiempo
la memoria de los momentos pasados

un abracito de paz
gracias por tus huellas en casa:-)

Lau dijo...

parece que estuviste aquí ahora mismo y decidiste escribir lo que se ve por la ventana. Sólo que en primavera...
Un besote mau

CAROLUNA dijo...

Mauro!!! que alegría encontrarte nuevamente!
Y que bello se ve el mar es tu poema..lo extraño! extraño ver al mar como lo describes, gracias por recordármelo.
Un abrazo
Caro.

Diego López dijo...

Sinceramente, leerte, emociona mucho.
No tengo mucho para decir, Mauro.
Es muy profundo todo esto, tanto
que quita el habla y solo permite contemplar.
Qué bueno contar con tu poesía.


Un saludo grande!

Diego López dijo...

Te leo mil veces más.
Es como si todo fuese haciéndose piel,
quedando en la cavidad más ímtina
del alma,
como si tus letras
se adentraran en las cabernas de los huesos, donde los secretos
son terribles.
como si celosamente
se guardasen los versos
para sobrevivir.
Mil veces más, te leo.


Saludos Mauro!

Andrew LeMarek dijo...

Gran mezcla de sabor y percepci�n. De olores, de sustancias que evocan tactos diferentes.

Me gust� el blog, Mauro, eres un buen cocinero de pasiones...

Un abrazo!