martes, julio 17, 2007

Kábala

Foto: Francisco Lopes

Oscurece, sopla una brisa cálida, extraña para el mes de julio.

Inevitablemente la sed acorrala, mientras resuena la voz aguardentosa, raspada y cancerosa de Sabina. Dirijo los pasos a la barra cubierta de piedras coloreadas, haciendo el quite a las mesas con pálidos manteles plásticos, para pedir una jarra de vino tinto tibio con naranja, azucar y canela.

Todos fuman, incluso quienes no tienen un cigarro encendido en la mano. Muchos hablan, mientras un resto escucha y los restantes simplemente se pierden en el zumbido monocorde de palabras cada vez más incoherentes mientras la noche toma posesión del día.

Suena La Bifurcada. Saco un cigarro y lo mantengo entre los dedos sin encenderlo. Me hablas de algo que no logro captar entre la voz de Adrián Otero, las risas y el humo del cigarro.

- Es que el mundo en verdad es sólo ilusión, alcanzo a escucharte.

Y te miro preguntándome si el cigarro, el vaso angulado con la impresión de una huella digital en él, las risas, Memphis la blusera, incluso tu y yo, entramos en la categoría del mundo de las ideas. No digo nada, y me sumo al coro,

Si te vas, no, no, no me voy a matar.


- Yo quería ser Madonna.
- ¿Madonna?!, o sea, ¿Madonna-Madonna?
- Sí, ella misma. Me gustaba usar medias rotas y me ponía gel en el pelo para hacer coreografías con mis amigas.

Disimulo para no sonreir, y te miro de reojo las piernas, imaginándolas con medias rosadas de diva pop, cuidadosamente cortadas para parecer casualmente destrozadas.

- Nunca entendí porque las mujeres querían ser Madonna.
- Es que ella es lo máximo, es como la super mujer, y además, por Sean Penn.
- ¿Cual es ese?, ¿uno parecido a Al Pacino? pregunto, recordando al actor de Mistic River.

- ¿Ves?, no se puede hablar contigo, nunca te tomas algo en serio. Al Pacino es un viejo que ya era viejo cuando salió en Scarface, cuando hacía de cocinero con la Michelle Pfeifer de mesera en esa pelicula con música de Debussy, o cuando bailaba tango de ciego peinado hacia atrás con una niña. Nada que ver con Sean Penn.

- Bueno, tu empezaste. Dijiste que querías ser Madonna.
- Eso era en serio.
- Ajá.

La brisa tibia se fue hace rato. Tomo algo de vino, el navegao está genial, calienta el vaso entre los dedos, haciendo menos fría la noche y menos tirante el silencio. Te pones de pie de improviso.

-¿Adonde vas?.
-A mi casa, sola.

Y te largas rápido del local coloreado por mosaicos, partituras, rayados y pinturas, con tu andar y tus piernas de chica material, mientras sigue resonando el blues sobre el murmullo de zumbidos monocordes.

Pienso si acaso en verdad todo es ilusión, y si en el mundo de las ideas las palabras tampoco salen cuando no hay ganas de que sean pronunciadas. Prendo el cigarro sólo para apagarlo de nuevo. Ya subió la luna hace un rato, y ya bajó el frío hace un poco, ese que no impide unirse al coro de La Bifurcada, para volver a cantar con Adrián Otero, una noche cualquiera, en un local con una barra de piedras coloreadas, entre las mesas cubiertas por pálidos manteles plásticos.

23 comentarios:

rotsenexx dijo...

http://rotsenexx2007.blogspot.com/
te invito a pasar por aqui

Marce dijo...

¿Ilusión o realidad?, no sé si importa, este relato creó una.
En medio de este tugurio, en que Memphis se confunde con el humo,tu pensamiento con las palabras,el ruido con el silencio y la multitud con la soledad...nada parece faltar ni sobrar aquí.
(Sí quizás, agregar "cosas de hombre" a la banda sonora de Memphis)
Abrazos

Anónimo dijo...

Parece una escena de alguna pelicula, "el mundo de Mauro". Kabala es prolijo como siempre. El bar, el humo los cigarros, las risas, estas y no. Siempre en tus realtos de bares estas y no. No es eso una ilusión?
Caro.

Negra dijo...

Una entre tantas, estaba sentada al fondo, contribuía a la gran masa flotante de humo. En mi mano, un vaso de vidrio verde, y el detalle del borde delataba cuantas veces había besado el borde buscando ese tibio navegado. Ví cuantas veces tu y Madonna se hablaron, incluso en silencio.

Si soy testigo, cuanta ilusión queda?


Saludos y cuidado con los flashes.

Mauro dijo...

MARCE: Quizás también un plato con una buena chorrilana, o al menos, un cerro de papas fritas.

Cariños, besos.

CARO: Mmmmmm, ¿estar o no estar?, ¿ese es el dilema?. Si, te encuentro razón, quizás sea que un relato debe nacer cuando simplemente tratas de irte a un lugar nuevo y eso se va colando inadvertidamente.

Saludos.

NEGRA: ¿Estabas ahi?, vaya, debió ser mi porfía por no usar lentes en la noche, sólo llegué a ver un camión verde. Madonna se fue, me parece que la vi entrando a un local de enfrente, en la subida de al lado, la de la izquierda, pero claro, no llevaba mis lentes.

También se puede ser testigo de una ilusión, ¿no?.

Besos, gracias por comentar, me cuidaré.

Princesa dijo...

Con mi trago en mano me acerco y comparto contigo el sonido maravilloso de Memphis.
Y luego te digo, ve tras ella, no la dejes asi.
Es que a los hombres les cuesta entender ese mundo infinito de fantasias que las mujeres llevamos dentro.
Besos cómplices :)

Polvorilla dijo...

Mauro, guapísimo..., pero, que me encanta el vino con canela, ya te vale..., venga cuando quedamos a la luz de la luna y hacemos una charla larga y profunda, para luego reírnos de cuatro tontadas?

Es una gozada leerte, te quiero un montón.

Mauro dijo...

PRINCESA: Si compartes el sonido del blues, quizas podrias sentarte y explicarme ese mundo infinito del que hablas, mientras a Madonna se le pasa el enojo.

Cariños, guapa.

POLVORILLA: Es que un vino "navegao" para cuando hace ese frio que pela, es fantastico. Lo de la luz de la luna suena muy bien, lo de la charla y la risa, mejor.

Cuidate mucho, saludos.

Princessa dijo...

Hace mucho tiempo que no tomo un buen navegaooo
Aveces la ilusion de mezcla con l realidad y ya se te confunden y no sabes cual era cual?
Un abrazo

Mauro dijo...

PRINCESSA: Si, sucede bastante, y bueno, pasa aún más si te tomas un navegao del bueno.

Besos.

GaMe dijo...

Me he hecho la película con el THE END y todo.
Tu relato es excelente por eso, transporta sin esfuerzos y sin pasajes hacia otros mundos...

Gracias por el vuelo.
Besos Mauro.

titicandia dijo...

Cierto o no tu relato transporta......

....saboreo el "navegao" con aroma a canela y naranjas, me calienta el alma...te veo en una mesa cercana concetrado escuchando y conversando, estas con una mujer....Madona se va sin mirar a tras...te miro desde lejos ¿por qué te quedaste ahi?....

....hace mucho frio en la calle, la gente habla, ríe...la música envuelve, no conozco a nadie...decido irme, te miro, sé que eres tu y rio....no me conoces y me voy una vez más a respirar nuevos aires en una ciudad que no es la mia....

Un beso,
Titi

ydaledali dijo...

¿ y tú primer impulso fue seguirla, pero al salir a la calle tras sus pasos el frío golpeó tu cara, a la luz de luna encendite el cigarro, la seguiste con la mirada y siemplemente decidiste por esa noche tomar otro camino?...al día siguiente la llamarías para cantarle "Who's that girl"... esa noche dibujarías tu propia realidad bajo las luces del puerto.... esto e sparte del mundo de mis ideas... te dejo un abarzo y me quedas debiendo una invitación a un vino navegado una fría noche de invierno...

Mauro dijo...

GAME: Gracias, asi que de piloto de avion, vale. Me gusta el cine, aunque no voy tanto como quisiera.

Besos, gracias por pasar.

TITICANDIA: "¿por qué te quedaste ahi?...."...la pregunta de preguntas, la madre de todas las preguntas.

Quizás el navegao y Like a virgin no van bien, tal vez es eso en otras palabras. Cuando salgas, y ya que no me saludaste, cruza al frente, en la otra calle tb hay buenos locales, excelente papas fritas.

Besos titi.

YDALEDALI: Pienso que al otro dia tenia una voz...Sabina una alpargata al lado, es que me dio por fumar, asi que algo de Barry White hubiera ido mejor.

¿Invitacion?: Hecho.

Besotes Daniela, que bueno verte por acá.

C a r o dijo...

Vivimos por ilusiones, para las ilusiones y dentro de ilusiones, a veces nos resulta todo un mundo fictício mezclado con la cruenta realidad.

*AntagoniSta* dijo...

Hermosísimo e ilusionador relato!

Memphis me trae viejos, viejos recuerdos, y tu descripción dejó el eco en mi guitarra resonando algunos acordes de la bifurcada.

Excelente Mauro, excelente.

Besos piratas-celestes, a cambio de esos, con su acento que tanto me gustan.

p/d: por cierto, un vino "navegao" cómo sería?

Mauro dijo...

CARO: Quizás la realidad sea por definición ficticia, puesto que es la interpretación de nuestros sentidos. Una que puede ser muy cruenta, pero también plena de felicidad.

O quizás no, tal vez como dices sea un salvavidas para sacarnos del día a día.

Yo creo que mejor es tomarse un navegao y conversarlo. Saludos.
:)

ANTAGONISTA: Gracias, que bueno que te haya gustado.

Así que besos piratas, bueno, geniales pues. Elizabeth Swann palidecería ante tu demostración corsaria-bucanera.

PD: Necesitas un día frío. Luego escoges el vino que más te guste, tinto por cierto (hay otro acaso?).

Calientas el rojo líquido hasta hervirlo (1 lt) con canela, azucar y naranja (1/2 taza de jugo). Hay quienes le ponen clavo de olor y coñac al final, encendiendolo con fosforo (efectos especiales).

Lo sirves con una rodaja de naranja, y verás que el día ya no es tan frío. Salud.

Paola dijo...

te copié la luna... jejeje
;)

calma dijo...

Me encantan esas noches de copas, música, charlas y humo... me encanta también como me has hecho sumerjirme en ese bar...
Un beso Mauro

Mauro dijo...

PAOLA: Hoy está llena, plena, blanca, inmaculada. Like a virgin, podria decirse.
;)

CALMA: Es bueno ese bar, esta en una subida que forma un plano inclinado trepando un cerro. Un calle a ratos empedrada, llena de gente, de noche, y claro, repleta de historias.

Besos calma, gracias por comentar.

Sólo Adán dijo...

Parece que estuvo bueno el navegao jejeje

Lau dijo...

¿qué es un navegao mau?
me encantó el texto. Deja que se vaya, ejjeje, y vente pa cá pa las islas achicharradas estas, jeje.
Me gustó mucho lo de sus piernas de chica material, jejje. Un abrazote

pd: me encanta como escribes.

Mauro dijo...

SOLO ADAN: Tal cual, el navegao: EXCELENTE.
Gracias por pasar.

LAU: Es una mezcla tibia de vino tinto, canela, naranja y azucar. Calienta el cuerpo, abriga el alma, nubla un poco las ideas. Si, se fue no más, lau.

Gracias, besotes.